CaixaBank vende toda su participación en Telefónica y da poder a Criteria

CaixaBank ha anunciado la venta de la totalidad de su participación del 2,546% en Telefónica, una relación accionarial que ha mantenido durante décadas. Este movimiento marca el cierre de una etapa histórica y refleja un cambio estratégico significativo, ya que ahora la posición del conglomerado en la operadora se canalizará completamente a través del grupo industrial CriteriaCaixa. Este último ha manifestado recientemente su intención de aumentar su participación en Telefónica desde el entorno del 5% actual hasta alcanzar el 10%.

La estrategia en los últimos años ha sido clara: mientras CaixaBank reducía paulatinamente su participación, el holding CriteriaCaixa la incrementaba. Esta tendencia se ha consolidado con la reelección de Isidro Fainé como consejero dominical de Telefónica, esta vez en representación de Criteria.

Análisis de la operación

En un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), CaixaBank explicó que la operación se llevó a cabo mediante dos vías: primero, a través de la liquidación con entrega de acciones de contratos de permuta que representaban un 0,970% de participación en Telefónica; y segundo, mediante la venta en el mercado de un 1,576% de participación, cuyo valor actual es de 388 millones de euros. Los títulos de Telefónica han experimentado una revalorización de casi un 20% desde principios de año, situándose en 4,34 euros por acción. CaixaBank estima que estas operaciones incrementarán en cinco puntos básicos la última ratio reportada de fortaleza financiera CET1, sin impacto en la cuenta de resultados. La entidad subraya que un mayor CET1 indica mayor solvencia, aunque un exceso puede ser ineficiente en términos de estructura de capital.

Esta decisión de CaixaBank coincide con la entrada de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) en el capital de Telefónica, con la adquisición de un 10% del capital en los últimos meses, situando al Estado como primer accionista de la operadora. Además, Telefónica ha nombrado a Carlos Ocaña como consejero dominical en representación de la SEPI, que podría solicitar otro representante en el consejo.

El mercado también está atento a los movimientos de Saudi Telecom Company (STC), que en septiembre pasado anunció la compra de un 9,9% del capital de Telefónica: un 4,9% directamente en acciones y un 5% a través de derivados. STC, controlada en un 64% por el fondo soberano de Arabia Saudí, necesita la autorización del Gobierno español para superar el 5% del accionariado, debido al carácter estratégico de Telefónica en seguridad y defensa nacional.

Apuesta estratégica a largo plazo

En su última comunicación sobre Telefónica, referida al anuncio de la ampliación de su presencia hasta el 5,007% del capital, CriteriaCaixa destacó que su participación tiene un «carácter estratégico y de largo plazo». El holding enfatizó que su principal objetivo es proporcionar estabilidad accionarial a Telefónica, una compañía esencial tanto para el país como para el sector a nivel internacional.

La relación entre la Caixa y Telefónica se remonta a 1987, cuando la entonces caja de ahorros invirtió por primera vez en la operadora bajo la presidencia de Luis Solana, adquiriendo un 2,5% de su capital.

En la reciente junta de accionistas, el presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, agradeció públicamente a Isidro Fainé su largo apoyo a la compañía. Fainé, consejero desde 1994 y actualmente vicepresidente del consejo, fue reconocido por su dedicación y las enseñanzas impartidas a lo largo de los años.

«Quiero manifestar el orgullo que siento por presidir este consejo de administración, y el orgullo que siento por todos sus integrantes, y de forma muy especial, por el señor Isidro Fainé, que lleva tantos años dedicados a esta casa y del que tanto hemos aprendido«, afirmó Pallete al cierre de la reunión.

Esta operación subraya la evolución de las estrategias corporativas de CaixaBank y CriteriaCaixa, adaptándose a un panorama financiero en constante cambio y reafirmando su compromiso con la estabilidad y el crecimiento a largo plazo de Telefónica.

© Reproducción reservada