Bosch suma a Randox para invertir 150 millones en Vivalytic

Wikipedia

En el tratamiento de diversas enfermedades, cada minuto cuenta, y determinar si un paciente presenta los síntomas de un simple resfriado, de la gripe o de algo tan grave y potencialmente mortal como una meningitis, solo suele ser posible después de realizar costosos diagnósticos de laboratorio y que, además, requieren mucho tiempo. Con su plataforma de análisis Vivalytic, Bosch se ha fijado el objetivo de hacer accesibles diagnósticos rápidos y altamente precisos en los centros de asistencia, y utilizar los diagnósticos moleculares para convertirse en un proveedor líder en el mercado para 2030.

Para lograrlo, Bosch ha acordado una colaboración estratégica con Randox Laboratories Ltd., una empresa líder en diagnóstico y tecnología médica. Ambas compañías invertirán alrededor de 150 millones de euros en actividades conjuntas de investigación, desarrollo y venta de nuevas pruebas para la plataforma de análisis Vivalytic de Bosch Healthcare. Uno de los objetivos es el desarrollo de una prueba de septicemia de grado IVD, que será la primera en incorporar la innovadora y novedosa tecnología BioMEMS.

Se prevé que el diagnóstico molecular en el centro de asistencia se convierta en un mercado de futuro valorado en miles de millones de euros y con su plataforma de análisis Vivalytic, Bosch quiere alcanzar una posición líder en este mercado. «Con la tecnología puntera de nuestros propios laboratorios y líneas de producción, queremos crecer a largo plazo junto con nuestros socios en el campo del diagnóstico de precisión«, afirma Stefan Hartung, presidente del Consejo de Administración de Bosch. «Aquí, nuestra teconología médica se puede beneficiar considerablemente de nuestra diversificación, de nuestra competencia, del trabajo de base que hemos realizado en la automatización, la miniaturización y el diagnóstico molecular, y de nuestra experiencia en el desarrollo y fabricación de microchips», añade Hartung. «Estamos invirtiendo a largo plazo en un apasionante y creciente campo de alta tecnología y desarrollándolo continuamente con nuestros socios«. Con tecnología que sea ‘Innovación para tu vida‘, podemos aliviar la carga de trabajo de los profesionales médicos y contribuir a que el diagnóstico y el tratamiento de las enfermedades sean más rápidos».

Crecimiento compartido: diagnóstico descentralizado en el centro de asistencia

Bosch Healthcare Solutions y Randox unen sus fuerzas para acelerar el desarrollo y el lanzamiento al mercado de nuevas pruebas y hacer más eficientes los canales de distribución. La colaboración durará más de diez años. Con Vivalytic, las dos compañías pretenden alcanzar unas ventas de nueve dígitos para 2030. «En todo el mundo, la asistencia sanitaria avanza hacia diagnósticos descentralizados y personalizados, que permiten intervenciones rápidas y planes de tratamiento individuales«, afirma Marc Meier, director general de Bosch Healthcare Solutions GmbH. «Con nuestro socio Randox, queremos seguir ampliando la cartera de pruebas de nuestro dispositivo de análisis Vivalytic. Nuestras pruebas PCR de diagnóstico molecular totalmente automatizadas proporcionan precisión directamente en el lugar de recogida de la muestra, acortan los tiempos de espera y alivian la carga del sistema sanitario», añade Meier.

De esta manera, Bosch aporta su experiencia tecnológica y de fabricación en los campos del diagnóstico molecular, el desarrollo y la fabricación de microchips y la miniaturización. La plataforma universal Vivalytic para el diagnóstico molecular ha sido desarrollada durante más de diez años por investigadores de Bosch y llevada a la madurez comercial por Bosch Healthcare Solutions. Por su parte, Randox cuenta con 40 años de experiencia en el diseño y desarrollo de pruebas IVD de alta sensibilidad realizadas con diversas tecnologías, incluidas las plataformas microfluídicas. Sumado a su amplio conocimiento del mercado y a su red mundial de ventas y distribución, genera considerables oportunidades de crecimiento.

«Randox siempre ha estado comprometida con la mejora de la salud en todo el mundo y ve la necesidad de invertir en iniciativas de investigación y desarrollo que apoyen la toma de decisiones clínicas en diversas áreas de enfermedades. El diagnóstico siempre ha sido un componente indispensable de la asistencia sanitaria, y la combinación de ciencia y tecnología encaja a la perfección en un área con un gran potencial de impacto, especialmente en entornos sometidos a presión«, afirma Peter Fitzgerald, director general de Randox Laboratories Ltd.

Objetivo de desarrollo: prueba de septicemia basada en la tecnología BioMEMS

Uno de los objetivos de la colaboración de desarrollo con Randox es la realización de una prueba multiplex de alta sensibilidad en la plataforma de análisis Vivalytic para la septicemia. El test previsto de grado IVD se basará, por primera vez, en la innovadora tecnología BioMEMS, desarrollada por los equipos de investigación corporativa de Bosch en Renningen y de Bosch Healthcare Solutions en Waiblingen.

«Los resultados clínicos de la septicemia dependen de un diagnóstico a tiempo y de una intervención terapéutica precoz adecuada. Los métodos actuales de diagnóstico de esta enfermedad son insuficientes y requieren mucho tiempo. Con más de 10 años de experiencia en el campo del diagnóstico de enfermedades infecciosas, nuestro objetivo es desarrollar una prueba que utilice la tecnología BioMEMS de multiplexación. Esta prueba podría revolucionar el diagnóstico de la septicemia y, en última instancia, mejorar los resultados del tratamiento y reducir las tasas de mortalidad por esta complicación potencialmente mortal«, señala Peter Fitzgerald.

Más pequeño y rápido: de la microfluídica a la nanofluídica, gracias a BioMEMS

El potente chip BioMEMS añade otro método de análisis innovador al cartucho de pruebas Vivalytic, permitiéndole realizar análisis simultáneos y significativamente más rápidos de un gran número de patógenos diferentes. La miniaturización permite ejecutar en paralelo y en tiempo real reacciones bioquímicas cualitativas en la cadena de la polimerasa (PCR) en un único chip BioMEMS. Con esta nueva tecnología es posible realizar pruebas totalmente automáticas de hasta 250 características genéticas (por ejemplo, patógenos) en un cartucho en menos de 15 minutos, en algunos casos. En cierto modo, el cartucho de pruebas es un laboratorio muy complejo del tamaño de un smartphone.

«La tecnología BioMEMS nos prepara el camino hacia la nanofluídica, en la que cada agente patógeno se examinará en un recipiente de reacción del grosor de un cabello«, afirma Meier. Para lograrlo, Bosch quiere crear más capacidad en un chip MEMS y ampliarlo con lo que se conoce como «nanocavidades». Con la creciente miniaturización, la tecnología tiene potencial para utilizarse también en oncología a largo plazo. Los chips BioMEMS se fabricarán en la planta de semiconductores de Bosch en Reutlingen. La biointegración y el montaje de los cartuchos se realizarán en Bosch Healthcare Solutions en Waiblingen.

Plataforma Vivalytic: fácil aplicación en el punto de recogida de muestras

Las ventajas de realizar pruebas PCR en la plataforma Vivalytic de Bosch no sólo consisten en la rapidez del análisis, sino también en la facilidad de uso: una vez tomada la muestra, se coloca en el cartucho de prueba. A continuación, el cartucho, que contiene todos los reactivos necesarios para la prueba correspondiente, se introduce en el analizador Vivalytic para su evaluación automatizada. El personal médico sólo necesita una breve formación para manejarlo. Esto permite realizar diagnósticos rápidos y específicos directamente en el punto de recogida de la muestra, ya sea en la consulta del médico o en el hospital, sin necesidad de un laboratorio central que prolongue el proceso.

Bosch Healthcare Solutions distribuye ya diversas pruebas para enfermedades de las vías respiratorias superiores e inferiores, como el SARS-CoV-2 -también como variante de pooling y como prueba de saliva- o una prueba para diferenciar entre el SARS-CoV-2, el virus RSV y la gripe. También hay pruebas para patógenos causantes de infecciones de transmisión sexual (ITS) y SARM / SA («germen hospitalario»). A partir del verano, está previsto ampliar la cartera con pruebas para la tosferina (Bordetella holmesii, Bordetella parapertussis y Bordetella bronchiseptica), infecciones del tracto urinario (ITU), meningitis bacteriana, las dos enfermedades de transmisión sexual más comunes (Chlamydia trachomatis; CT y Neisseria gonorrhoeae; NG), infecciones fúngicas (Candida auris), y tres pruebas para enfermedades diarreicas (norovirus, Clostridioides difficile, HSP).

© Reproducción reservada