El Tesoro de El Carambolo de Sevilla volverá a exponerse 12 años después

Wikipedia

La riqueza arqueológica de Andalucía se verá reflejada en una exposición que la Junta de Andalucía tiene previsto inaugurar en 2025 en el convento de Santa Inés, en Sevilla. Esta exhibición promete ser un hito cultural y turístico al mostrar grandes piezas que revelan la historia y el patrimonio de la región. La estrella, sin duda, será el Tesoro de El Carambolo, que no expone al público desde el año 2012.

Las obras del Museo Arqueológico propiciarán llevar estas joyas documentales e históricas, de gran valor artístico y cultural, hasta un emplazamiento poco común.

El objetivo de esta exposición es destacar la importancia de la arqueología andaluza y poner de relieve la diversidad cultural y la herencia histórica que caracterizan a esta tierra. Se espera que esta muestra atraiga a visitantes locales e internacionales interesados en descubrir los tesoros ocultos de la región.

Un espacio de ensueño

El convento de Santa Inés, un lugar emblemático en el corazón de Sevilla, será el escenario perfecto para esta exposición, brindando un entorno único y cargado de historia para disfrutar de estas impresionantes piezas arqueológicas.

La iniciativa de la Junta de Andalucía de organizar esta exposición es un paso importante para promover el turismo cultural y poner en valor el vasto legado arqueológico de la región. Se espera que esta muestra contribuya a enriquecer la experiencia cultural de los visitantes y a impulsar la economía local a través del turismo.

Este espacio cuenta con dos grandes naves de más de 4.000 metros cuadrados, dotados de laboratorios restauración e intervención y que almacenarán, con todas las garantías de conservación, las piezas del Arqueológico durante el tiempo que esté de obras, que tienen un horizonte de tres años y medio, esto es, hasta 2027.

La presencia del Tesoro de El Carambolo

Sería todo un acontecimiento, ya que este rico ajuar, compuesto por 21 objetos, datados entre los siglos VII y VI a. de C., permanece guardado en una cámara acorazada y se expuso al público por última vez en 2012.

Fuentes de la Consejería de Cultura aseguran que la decisión aún no está tomada, aunque, añaden, que la muestra exhibirá una selección de las mejores piezas, las 200 más queridas y admiradas por el público.

La exposición cuenta ya con proyecto expositivo y museográfico, aunque algunas de las piezas seleccionadas, precisan de una restauración que  ya se ha iniciado durante este primer semestre del año en el Centro Logístico del Patrimonio Cultural de Andalucía en San José de la Rinconada.

El gran valor del Tesoro de El Carambolo

El Tesoro de El Carambolo se descubrió en 1958 en el cerro homónimo, situado en el municipio de Camas, a escasos tres kilómetros de Sevilla, ha sido durante décadas un enigma arqueológico que ha fascinado a investigadores y aficionados por igual. Este conjunto de valiosas piezas de oro y cerámica, cuyo origen se ha debatido entre la cultura tartesia y la púnica, sigue siendo objeto de estudio y discusión en el ámbito científico.

Los arqueólogos estiman que este tesoro fue enterrado deliberadamente en el siglo VI a.C., lo que sugiere un propósito ritual o ceremonial detrás de su ocultamiento. Las teorías sobre su significado y origen han evolucionado a lo largo del tiempo, pero recientes investigaciones han arrojado nueva luz sobre este enigma histórico.

Inicialmente, se planteó la posibilidad de que el Tesoro de El Carambolo fuera un ajuar perteneciente a un sacerdote, utilizado en rituales de sacrificio en templos fenicios dedicados a los dioses Baal y Astarté. Esta hipótesis, formulada en 1979, desafiaba la atribución tradicional de las piezas a la cultura tartésica y sugería una conexión más estrecha con la influencia fenicia en la región.

En resumen, la exposición de grandes piezas arqueológicas en el convento de Santa Inés en 2025 promete ser un evento destacado que celebrará la rica historia y el patrimonio de Andalucía, atrayendo a visitantes de todas partes para explorar y disfrutar de este tesoro cultural.

© Reproducción reservada